Jump to menu Jump to content
Tumbled facing bricks on conveyor belt

Producción sostenible

Entre los valores centrales de Wienerberger, podemos destacar la minimización del impacto medioambiental del proceso de producción de arcilla. El uso cada vez mayor de materiales reciclados, la renaturalización de los antiguos yacimientos de arcilla, la reducción del consumo de agua dulce, la eficiencia energética y la forma responsable de trabajar en los yacimientos de extracción son elementos de nuestro compromiso con la producción sostenible.

La arcilla respalda las actividades empresariales regionales

La arcilla es una materia prima natural que se extrae localmente, por lo que los materiales de construcción no tienen que recorrer largas distancias. La fabricación de tejas y ladrillos genera puestos de trabajo locales y toda la cadena de valor permanece en la región.

 

En armonía con la naturaleza

Durante el proceso de extracción, Wienerberger presta atención especialmente a la protección de los hábitats de plantas y animales amenazados, así como de aquellos ecosistemas exóticos o con un equilibrio frágil. La conservación de los recursos durante la extracción de la arcilla y la reconversión de los yacimientos agotados son aspectos igualmente importantes. Existen diferentes posibilidades para reconvertir sitios agotados y dedicarlos a otros usos, como agricultura, biotopos naturales o conversión en áreas recreativas. Si es posible, Wienerberger opta por la renaturalización de los antiguos yacimientos de arcilla. Estas áreas fomentan la biodiversidad, ya que constituyen con frecuencia valiosos hábitats alternativos para plantas y animales amenazados.

 

Eficiencia energética para una mejor protección del clima

Una gran parte de la energía usada en la producción de cerámica es gas natural o licuado y crudo. Esta energía es necesaria para calentar los hornos del túnel. Para trabajar de forma más eficiente con la energía, el calor liberado durante el proceso de refrigeración se recupera y se recicla en el proceso de secado. Actualmente, la energía eléctrica desempeña un papel secundario en la producción cerámica. Además, estamos explorando constantemente las posibilidades de sustituir las fuentes de energía fósiles por alternativas de combustibles renovables. Wienerberger ha implementado el premio CBME Energy Award para reforzar los esfuerzos de nuestros empleados destinados a lograr la eficiencia energética con un premio interno.

 

Consumo de agua

En nuestro proceso de producción de cerámica, el consumo de agua dulce y el desecho de agua residual no ejercen una presión significativa sobre el medioambiente, ya que muchas de las plantas de Wienerberger han introducido ciclos cerrados de agua residual. El agua residual se recoge en depósitos, se somete a tratamientos y se devuelve a la producción.
Al ser materiales naturales, prácticamente ningún residuo de la producción de cerámica es peligroso. Los residuos se separan, se recogen y se reciclan o desechan de la forma adecuada. La cantidad de residuos peligrosos (por ejemplo, trapos grasientos) es muy pequeña.

Existen planes de reciclaje en todas nuestras plantas, tanto para materiales residuales internos como externos. Los residuos de producción que se generan internamente (por ejemplo, productos rotos o defectuosos) se pueden reprocesar y reciclar dentro de la producción. Los materiales de reciclado externos se usan como aditivos para ciertos grupos de productos y, por lo general, se procesan junto con las materias primas durante la preparación. Los materiales de reciclaje de fuentes biogénicas (serrín, fibras de papel, cáscaras de girasol, etc.) también se usan como agentes para la formación de poros en los bloques de arcilla.